viernes, septiembre 01, 2006

Daniel de Witt por Chiloé

Con el permiso del mismisimo Daniel de Witt, un amigo bloggero argentino, les entrego su relato acerca de su viaje por Chiloé. Se le agradece.


Durante los primeros años de escuela, cuando los docentes nos enseñan el mapa de Sudamérica, sin dudas lo más llamativo es ese festín de pequeñas islas que se distinguen “abajo a la izquierda”, al sur de Chile.
En ese momento no es más que un estorbo dibujarlas o calcarlas en un mapa, sabiendo que no debe existir persona en el mundo que pueda recordarlas de memoria.
Con el tiempo la curiosidad crece, pero se mantiene la inverosimilitud de semejante geografía.
Quienes hemos tenido la suerte de conocer esa región, pudimos comprobar que los mapas no mentían, aunque tampoco hablaban de su misteriosa belleza, de sus calladas y reservadas gentes y de tantos secretos que el viajero descubre al adentrarse en Chiloé.
De todas las islas, Chiloé es la que se encuentra más al norte, al otro lado del Canal Chacao, y tiene una longitud de 160 kilómetros de norte a sur.
Cuando se atraviesa el canal en una vieja embarcación ya se advierte la sensación de estar ingresando a otro mundo, a otra dimensión, totalmente diferente del “Chile continental”.
La primera población a la que se arriba es Ancud. Se trata en realidad de un pequeño pueblo de pescadores.
Uno de sus máximos atractivos son las fortificaciones que se encuentran esparcidas en la costa y bahía de Ancud, lo que constituye un fiel testimonio del dominio español que se prolongó hasta el año 1826, fecha de la capitulación de las tropas hispánicas.
Destacan varios fuertes y baterías como Chaicura, Balcacura, Punta Corona y los mejor conservados Ahui y San Antonio.
Continuando el camino hacia el sur, se llega a Castro, la más bella ciudad de Chiloé. Lo primero que llama la atención son las viviendas construidas sobre palafitos, constituyendo un verdadero desafío a la arquitectura moderna.
Los atractivos de la ciudad son variados. Desde la Iglesia San Francisco, Monumento Nacional y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, hasta el Museo Regional y el Mercado Artesanal, todo tiene un encanto especial, esa magia que sólo poseen los lugares olvidados del mundo, alejados de las principales rutas comerciales, debido a su excentricidad geográfica.
Por otra parte, desde Castro se pueden realizar excursiones por toda la isla, y también, a islas vecinas.
Se destacan especialmente la pasarela peatonal sobre del islote Aucar, el típico pueblo chilote de Mechuque, el Mirador de la Paloma y la Iglesia Santa María (la más antigua de Chile) en Achao, el poblado de Cucao, con su cementerio construido con casitas, las iglesias de madera y los interesantes museos regionales y artesanales a cada paso.




Finalizada la estadía en Chiloé, regresando al continente, se tiene una sensación ambivalente. Por un lado, es muy agradable llegar a Puerto Montt, una ciudad bellísima, mi favorita en Chile. Pero por otro, mientras se atraviesa el Canal de Chacao, ya se siente nostalgia por esa tierra rústica, misteriosa, de pocas palabras, pero que se abre de par en par al visitante que sin pruritos, se sumerge en la cultura local e intenta descubrir sus secretos sin alterar la calma y la milenaria tradición de los chilotes, como se denominan los habitantes de Chiloé.
En los últimos tiempos se está hablando sobre la posibilidad de construir un puente sobre el Canal de Chacao. Quizás sea necesario, no lo sé. Pero de existir el puente, no habría tiempo para contemplar la belleza de Chiloé desde el canal, queriendo regresar antes de partir.

Fotos

Arriba: El arco iris, siempre presente en Chiloé.
En el medio a la derecha: Calles de Castro.
En el medio a la izquierda: La Iglesia San Francisco.
Abajo: Típico paisaje de Chiloé.

7 Comments:

At 7:52 p. m., Blogger V i l l a v i c e n c i o said...

Estimada Alejandra: te invito a conocer y presentarle a tus congéneres el blog de nuestra Revista Descontexto (http://descontexto.blogspot.com), si es que llega a ser de tu agrado, claro está. Cariños y mucha suerte.

 
At 2:57 p. m., Blogger Héctor González Avilés said...

¡Hola, amiga Alejandra¡ Excelente artículo sobre Chiloé, con la gentileza de tu amigo Daniel, de Argentina, podrías invitarlo a visitar Atina Chile y los demás diarios ciudadanos.

 
At 8:17 p. m., Blogger gonzalo said...

el arcoiris es el hermano aéreo de aquellas islas y... los brujos... sus verdaderos dueños.

en realidad me han atacado fantasmas en aquella tierra.

 
At 11:50 a. m., Blogger Febunba said...

Me suena tu apellido, y mucho.

 
At 7:15 p. m., Blogger Daniel de Witt said...

Hola Ale. Cuando se me ocurrió hacer el blog nunca pensé que un artículo mío podía llegar a estar en el blog de otra persona. Gracias a vos por leerlo y por difundirlo. Soy yo quien te debo agradecer.
Estuve buscando material sobre Atina. Entendí más o menos de qué se trata, pero me quedan algunas dudas:
¿Quién banca económicamente el proyecto?
¿Tiene alguna ideología política definida?
¿Tiene alguna relación con algún credo?
Un abrazo.

 
At 4:10 p. m., Blogger Pato Correa said...

Ale:
Chiloé representa la cultura de un pueblo cariñoso, trabajador, soñador, los chilotes aman sus tierra y son amables con los afuerinos, mi abuelo era chilote y conocí toda la Isla.

un abrazo

 
At 7:39 a. m., Blogger gonzalo said...

se te extraña.

 

Publicar un comentario

<< Home

 Too Cool for Internet Explorer